Please reload

Recent Posts

Rooting sustainability in the logging industry

September 13, 2019

1/2
Please reload

Featured Posts

Inclusión social, la mejor arma contra el terrorismo

March 25, 2016

Este martes fue un día difícil para todos los que vivimos en Bélgica. En una mañana común y corriente, mientras que miles de personas nos transportábamos a nuestros trabajos y actividades, un grupo de jóvenes terminaron con su vida y la de 31 personas más. Primero fue el aeropuerto, después el metro. La incertidumbre siguió. Horas después, el Estado Islámico se adjudicó los ataques. Poco a poco empezamos a comprender lo que había sucedido.

 

Como mexicana tristemente he desarrollado cierta resiliencia ante la violencia. El atentado no me produjo ni miedo ni rabia, simplemente sentí amargura. Tal vez porque fue un acto suicida, lo que más me desconcertó fue comprender que hay personas que están dispuestas a suicidarse con tanta brutalidad con el único fin de causar dolor. Nunca había prestado tanta atención a una de las más importantes complejidades del terrorismo: los motivos detrás de estos ‘terroristas’.

 

Hasta el momento, dos jóvenes suicidas ya han sido identificados. Sus nombres eran Khalid e Ibrahim el-Bakraoui, eran hermanos y tenían 27 y 29 años. Otros sospechosos son Salah Abdeslam de 26 años y Najim Laachraoui de 24 años. Todos comparten dos características: (1) son bastante jóvenes, y (2) son ‘inmigrantes de segunda generación’, nacidos en Bélgica, pero con padres nacidos en otro país, principalmente Marruecos. Estos jóvenes musulmanes tienen la nacionalidad belga, hablan el idioma local (francés o neerlandés) y fueron educados en Bélgica. Entonces, ¿Por qué están atacando su propio país?

 

Las estadísticas muestran que Bélgica es el país europeo con mayor proporción de yihadistas. Aproximadamente 440 jóvenes han viajado a Siria e Irak para unirse a organizaciones radicales. Si bien, este fenómeno tiene múltiples causas, la mayoría de los análisis indican que una de las más importantes es la exclusión social. Los jóvenes musulmanes del país viven en condiciones que no les permiten participar plenamente en la sociedad en la que viven, tomando en cuenta dimensiones económicas, sociales y políticas.

 

Indagando en reportes y estudios, los datos que encontré son inquietantes. La desigualdad entre los jóvenes belgas ‘nativos’, con padres nacidos en Bélgica, y los belgas de origen migrante, se refleja en todos los indicadores sociales, incluyendo educación, empleo, criminalidad y segregación. Por ejemplo, la tasa de desempleo de los ‘inmigrantes de segunda generación’ es casi cinco veces más alta que la de los belgas ‘nativos’. En cuanto a educación, los hijos de inmigrantes están claramente sobrerrepresentados en las escuelas vocacionales (de menor calidad) y programas especiales para estudiantes con bajo rendimiento. El resto de las estadísticas muestran figuras similares.

 

Tal vez controversial, mi argumento es que en una sociedad que los discrimina y enajena, estos jóvenes están buscando un cambio. Las organizaciones terroristas les brindan una alternativa, la violencia les da voz. La mejor arma del Estado Islámico no es la religión, sino la desilusión y frustración de una generación de europeos musulmanes. La marginalización ha creado una ‘sub-cultura’ en la que el yihadismo se muestra como el único camino.

 

En este contexto, la mejor arma contra el terrorismo es la inclusión social. Los jóvenes que viven en estas condiciones tienen el potencial de transformar sus propias vidas y sus comunidades. Su frustración puede catalizar procesos sociales positivos y el reto es brindarles alternativas. Atender este problema de raíz tomará tiempo, pero debe empezar ahora. Los atentados de Bruselas son un llamado urgente para atender a los jóvenes de origen migrante en Europa y cerrar la brecha que los enajena de esta sociedad.

 

Originalmente publicado en Mexican Times

 

Bibliografía: 

 

BBC News (2016), Molenbeek’s gangster jihadis. Tomado de: http://goo.gl/rZUXWk

 

ICSR (2015), Foreign Fighter Total in Syria/Iraq now exceeds 20,000; surpasses Afghanistan conflict in the 1980s. Tomado de: http://goo.gl/KZ9E4c

 

Corluy, V. et al (2015), The Labour Market Position of Second-Generation Immigrants in Belgium. Bruselas: National Bank of Belgium

 

Eichenwald, K. (2016), Jijadi Cool: Belgium’s New Extremists Are As Shallow As They Are Deadly. Tomado de: http://goo.gl/fu5F9x

 

Merry, M. (2005), ‘Social Exclusion of Muslim Youth in Flemish and French-Speaking Belgian Schools’,Comparative Education Review, Vol. 49(1), pp. 1-23.

 

Sambanis, N. (2004), ‘Poverty and the Organization of Political Violence’. Brookings Trade Forum, pp. 165-2011.

 

Torrekens, C. y Adam, I., (2015), Belgo-Marocains, Belgo Turcs: (auto)portrait de nos concitoyens. Bruselas: Fondation Roi Baudouin.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 by Ahtziri Gonzalez. Proudly created with Wix.com